INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS.

PIERNA DE CORDERO 600 g

CEBOLLA 350 g

AOVE cs

OREJONES 100 g

CIRUELAS SECAS 100 g

PATATAS BABY 300 g

CÚRCUMA cs

PIMENTÓN DULCE cs

COMINO MOLIDO cs

HARISSA MARROQUÍ cs

AJO SECO 4 dientes

JENGIBRE 50 g

ALMENDRAS 50 g

LIMÓN ENCURTIDO cs

ELABORACIONES.

Deshuesamos la pierna de cordero y la cortamos en trozos no muy grandes.

Rallamos el ajo y jengibre con el rallador y se lo añadimos a la carne.

Incorporar a la carne una generosa cantidad de especias arriba indicadas y remover muy bien.

Cortar las patatas en cuartos y sazonarlas con las especias, añadimos sal y un poco de aove y las metemos al horno a 175° durante 45 minutos.

Freímos las almendras en un poco de aceite y dejamos escurrir de aceite sobre papel de cocina.

Cortamos la piel de limón en tiras muy finas y reservamos.

Cubrimos con agua las frutas y las reservamos hasta su utilización.

Cortar las cebollas en brunoise y reservar.

En un cazuela poner aove y dorar la carne de cordero a fuego fuerte hasta que quede dorada. Una vez dorada añadimos la cebolla y cocinamos a fuego lento y tapada durante 50 minutos aproximadamente.

Díez minutos antes de terminar la cocción añadimos la harissa marroquí, las frutas rehidratadas y dejamos cocinar todo junto.

Servimos el tajine de cordero sobre una base de patatas al horno y decoramos con las almendras fritas y piel de limón encurtida.