INGREDIENTES PARA 12 UNIDADES

GAMBAS PELADAS 300 g

ARROZ COCIDO 200 g

AOVE cs

CEBOLLA 150 g

QUESO MOZARELLA 100 g

AJO 2 dientes

JENGIBRE 20 g

PIMIENTA 1 cucharada

PIMENTÓN 1 cucharada

COMINO MOLIDO 1 cucharada

CÚRCUMA 1 cucharada

PEREJIL  cs

CEBOLLINO cs

MAHONESA cs

SALSA PICA MARROQUÍ cs

MASA FILO cs

ELABORACIONES.

Con la mahonesa y la salsa picante marroquí hacemos una mezcla a nuestro gusto y reservamos hasta su utilización.

Rallamos el ajo y el jengibre en el rallador hasta obtener una pasta y la reservamos.

Cortamos la cebolla y las gambas en brunoise y las reservamos por separado.

En una sarten ponemos una suficiente cantidad de aove. Rehogamos en el aceite la pasta de ajo y jengibre hasta que empiece a dorarse, momento en el que le añadimos las cebollas.

Una vez que la cebolla esté dorada añadimos el comino, sal, pimienta,  pimentón y la cúrcuma ( las cantidades son orientativas),  apartamos del fuego y dejamos enfriar.

En un recipiente grande mezclamos el arroz cocido,  las gambas picadas, el sofrito de cebolla, el queso mozarella y el perejil picado.

Cortamos las hojas de masa filo en rectángulos y las pintamos con un poco de aove con una brocha de cocina.

Ponemos en el extremo izquierdo superior una cucharada de relleno de gambas en cada rectángulo de masa filo y lo cerramos haciendo el cierre típico en forma de triángulo.

Disponemos las briwat sobre una placa de horno y volvemos a pintar la superficie con un poco de aove.

Las introducimos al horno a 200 grados  y las cocinamos hasta que estén doradas.

Servimos acompañadas cebollino picado y la salsa de mahonesa picante.